top of page

Groupe de soutien

Public·17 membres

Porque El Texto Expositivo No Es Literario



Los textos expositivos son aquellos que expresan conceptos o hechos de manera objetiva, sin reflejar opiniones ni sentimientos del autor. Se utilizan principalmente en ámbitos académicos y científicos.




Porque El Texto Expositivo No Es Literario



Los textos expositivos se caracterizan por presentar una teoría, una hipótesis o un tema de interés, de manera que el lector los comprenda con objetividad, sin persuadir ni apelar a sus emociones. No resulta relevante la opinión del autor.


Los textos expositivos brindan información sobre un tema y emplean diversos recursos lingüísticos, como las definiciones, los ejemplos, la reformulación de teorías (explicarlas con otras palabras o de manera más simple) o las citas de fuentes de información que tienen cierto reconocimiento.


Necesitas saber qué es un texto expositivo y sus características? Has venido al lugar adecuado, pues vamos a explicar con exactitud en qué consiste y cuáles son las claves básicas que lo describen. Recuerda que, en español, al igual que en casi cualquier idioma, existen tres tipos de textos básicos, que son los narrativos, los descriptivos y los expositivos.


Un texto expositivo es aquel que expresa conceptos, ideas o hechos de forma objetiva absolutamente. O sea, que en esta clase de redacción no se reflejan sentimientos, opiniones, ideas o pensamientos del autor.


Por norma general, un texto expositivo se usa para la divulgación, principalmente de ideas o conceptos, siempre que sean de interés o con intención de comunicar datos específicos referentes a diversos ámbitos, como son el científico, el jurídico, el académico, el astronómico, etc.


Este tipo de textos son muy usados en ámbitos escolares y académicos, como puedes comprobar en tus libros de texto. Para ello, se suele usar de forma muy habitual la tercera persona a la hora de exponer datos y lecciones. No se puede deducir la opinión del autor en los textos expositivos, puesto que su base es la exposición de hechos objetivos basándose en datos comprobables y que se pueden corroborar.


No existe una extensión mínima para los textos expositivos. Todo dependerá de la temática abordada, pero pueden ir desde unas pocas líneas hasta múltiples páginas si el asunto abordado es especialmente complejo.


Ahora que ya has podido conocer las características de un texto expositivo es importante que sepas cuál es la estructura más habitual que se sigue con este tipo de texto. Existen muchas maneras de llevar a cabo estos textos, sin embargo, el esquema que se sigue de forma generalizada es el siguiente:


Debes saber que existen diferentes tipos de textos expositivos que dependen del modo en el que se trabajan los contenidos explicados. Recordemos que estos textos sirven para ofrecer una información objetiva y concisa pero, dependiendo del modo en el que se explique la información, nos encontramos con dos tipos de textos expositivos: el de carácter divulgativo y el de carácter especializado.


Son los textos que persiguen la finalidad de ofrecer una información objetiva y para un público amplio; es decir, están especialmente pensados para un tipo de público más amplio y variado. Son textos que pueden tener un lenguaje más sencillo para conseguir una máxima comprensión. No suele ser necesario que el lector tenga conocimientos previos sino que una gran mayoría de receptores pueden leer y comprender este texto. Algunos de estos tipos de textos expositivos son los libros escolares, los artículos de los periódicos, los textos que aparecen en las enciclopedias, etc.


Pero también existen otros textos que son más técnicos y especializados. En estos casos sí que resultará imprescindible que el lector cuente con una preparación previa para poder comprender de forma total la información que aquí se ofrece. Los destinatarios son expertos de algún tema o sector y estos textos ahondan en aspectos concretos. Por tanto, son textos más complejos y que van destinados a personas concretas que tienen conocimientos de la jerga y de los temas que se analizan. Algunos ejemplos de textos expositivos de este tipo son las tesis doctorales, los artículos científicos, etc.


El texto expositivo busca mostrar o exponer determinado tipo de información a uno o varios interlocutores. La característica principal de los textos expositivos es que no muestran un punto de vista subjetivo. Tienen como objetivo ofrecer una descripción verídica de hechos relevantes..


Lo más habitual será encontrarlos, sobre todo, en textos científicos, filosóficos o literarios (cuando estos son ensayos). También son recurrentes en el ámbito político, pero también se los encuentra en textos divulgativos, periodísticos y de opinión.


Los tipos de texto literarios usan figuras retóricas (metáforas, metonimias, sinécdoques, etcétera) y el uso totalmente libre del estilo y estructura del texto. Esta libertad de creación es lo que favorece la elaboración de textos impactantes y novedosos, que les aboca a estar sometidos a una absoluta subjetividad.


Probablemente recordéis de bachillerato (o de secundaria) que había diversos tipos de textos,verdad? Ahí estaban los descriptivos, los narrativos, los argumentativos y los expositivos. Anda que no nos daban la lata hasta que nos los aprendiéramos! Pues bien, en esta ocasión vamos a darnos una vuelta por aquellos años y vamos a ver cómo se maneja cada uno de ellos; algo indispensable de saber si queréis dedicaros al periodismo, a la escritura o a la redacción en general.


Un texto expositivo es una clase de modalidad textual que presenta un intercambio objetivo de los hechos, las ideas o los conceptos. Son aquellos que explican y desarrollan un tema. Su finalidad es informar temas de interés general para un público no especializado y testificado de un tema en particular.


Una amplia gama de textos, especialmente en los científicos, filosóficos, en el ensayo literario, en la producción política y judicial, en los textos periodísticos de opinión y en algunos mensajes publicitarios, pueden ser considerados textos argumentativos. En la lengua oral, además de aparecer con frecuencia en la conversación cotidiana (aunque con poca frecuencia), es la forma dominante en los debates, coloquios o mesas redondas.


Los textos argumentativos son aquellos donde el emisor tiene como intención comunicativa prioritaria, ofrecer la visión subjetiva del autor sobre un determinado tema. En tanto que argumentar es, por definición, un procedimiento persuasivo. Aparte de toda la información que a través de estos textos se pueda proporcionar (lo que implica que casi siempre haya también texto expositivo/exposición), existe implícitamente en ellos la intención de convencer al receptor acerca de lo que se está exponiendo varias cosas importantes.


Como hemos destacado antes, se puede dar el caso de que alguna de estas partes esté ausente. Por este motivo es importante remarcar que el texto expositivo y argumentativo funcionen conjuntamente en el caso de la argumentación. Dado que no se puede defender una idea sin haber sido previamente expuesta.


Es un tipo de texto que tiene como función el difundir información acerca de un tema determinado. Los textos expositivos deben ser objetivos y contar con las explicaciones y aclaraciones necesarias para poder ser comprendido por un público no especializado. Se estructuran normalmente en introducción, desarrollo y conclusión, y se dividen en divulgativos y científicos.


Los textos literarios son producciones escritas u orales que focalizan su atención en la forma artística y estética. Para lograr el propósito de provocar emociones y sensaciones en el ánimo del destinatario, así como para dar más fuerza y belleza al texto, el autor se apoya en diversos recursos lingüísticos y figuras retóricas.


Un texto expositivo es un texto en donde se informa a un potencial lector acerca de un determinado tema. De esta manera, un texto expositivo puede referir a un conjunto variado de textos, ya sean de carácter formal o informal. El texto expositivo puede estar orientado tanto a un público lego como a un público especializado, pero en cualquier caso debe agregar un grado de información que se considera novedosa y poco tratada, información que viene a agregar valor al lector. Dependiendo del contexto, el texto expositivo puede tener una estructura más o menos marcada, más o menos definida, hecho que da cuenta de su formalidad.


A pesar de las diferencias que los textos expositivos pueden tener, existen algunos parámetros que estarán siempre presentes. Además de la mentada intención de dar a conocer información, el texto expositivo tiene que tener expresiones que excluyan la vaguedad y las indefiniciones. En efecto, la idea es ante todo brindar conocimiento, hecho que hace dejar de lado la posibilidad de ambigüedades. El texto expositivo también hace uso de un desarrollo en lo que respecta a los temas, es decir, los presenta en un determinado orden para que los mismos sean fácilmente comprendidos por el lector.


Como hemos señalado, existen distintos contextos en donde puede encontrarse un texto expositivo, siendo el de la enseñanza uno de los más comunes. De esta manera, un texto expositivo intentará mantener una estructura que haga al alumno fácil la lectura. Es por esta circunstancia que en ocasiones este tipo de textos tienen una estructura iterativa, volviendo recurrentemente sobre algo ya explicado pero haciéndolo esta vez con mayor detalle. En general, al principio el discurso presenta un bosquejo somero de todo lo que se tratará y luego existirá un agregado de datos al respecto, como asimismo relaciones entre los mismos.


À propos

Bienvenue sur le groupe ! Vous pouvez entrer en contact avec...
bottom of page